El Trabajo Post-Pandemia: "La oficina tal como la conocíamos ya no existe"

Infinity lab Escrito por 

 “En el futuro los diseños de oficinas deben ser una composición entre nuestras plataformas de mensajería y nuestros espacios comunes, lo que haría de nuestro lugar de trabajo un espacio más cálido”. Escriben los fundadores del estudio experimental de Nueva York Soft-Firm.

 

El Trabajo Post-Pandemia: "La oficina tal como la conocíamos ya no existe"

 

Es oficial: La oficina ha migrado en línea. Las herramientas que usamos para trabajar y comunicarnos son ahora una red de aplicaciones y nubes. Trabajar desde casa es hoy la nueva realidad, a pesar de haber sido considerada una idea poco realista. Durante la pandemia la OMS ha demostrado su eficacia como ejercicio de infraestructura con la tecnología como plataforma para todas las conexiones sociales, desde reuniones de personal, hasta happy hours. La pandemia también ha puesto de relieve los diversos significados del trabajo y ha establecido nuestra comprensión del trabajo esencial y no esencial, de los puestos asalariados y de trabajos mejores remunerados. En el proceso ha catapultado nuevos héroes (profesionales médicos, cajeros de supermercados, mensajeros de comida para llevar, empleados de correo) a una esfera pública muy alterada. En el ámbito privado nuestra repentina autonomía se ve contrarrestada por la lucha por abrir nuevos espacios de trabajo en nuestros hogares.

 

¿Entonces qué sigue?

 
La OMS nos obliga a examinar nuestra relación con la tecnología y con nuestros pares. ¿Es una conexión de servidor compartido más vital que la proximidad física a un compañero de trabajo? ¿Se puede reemplazar la oficina física como infraestructura común para el trabajo por espacio virtual? Por un lado, el trabajo distribuido nos da más flexibilidad y autonomía. Lejos de la distracción y la burocracia de la oficina, el enfoque y la productividad han aumentado. Al mismo tiempo, trabajamos más  que nunca. El concepto de equilibrio entre el trabajo y la vida personal se borra con la superposición uno a uno de las esferas laboral y doméstica.

 

La OMS ofrece a nuestros compañeros de oficina un adelanto de nuestra vida doméstica, repleta de cameos de niños y adornos de diseño de interiores biográficos. Nos recontextualiza como individuos, no solo como compañeros de trabajo. Fuera de la zona neutral de la oficina, el acceso desigual al espacio, la luz y el aire crea un terreno aún más inconsistente para trabajar. La pandemia, durante la cual cada individuo es reformulado como un vector de enfermedad y un nodo puente entre las comunidades, ha arrojado una luz más clara sobre nuestra contribución como parte integral de un todo social.

 

La vida después de la pandemia requerirá un enfoque mucho más empático: Debemos repensar qué constituye el cuidado de los empleados y compañeros de trabajo, ampliando nuestra idea de lo que conforma un buen lugar de trabajo para la salud física y comunitaria. La conversación corporativa en torno al trabajo ha pasado de promocionar la "colaboración e innovación" a la "seguridad, el bienestar y la atención plena", de las comodidades y hacia la equidad. Empresas como Google se caracterizaban por brindarle a sus empleados, gimnasios, espacios de juegos para adultos y salas de proyección. Sin embargo, con el paso del tiempo se le ha dado más importancia a la manera en cómo se trata al empleado y no sólo, en qué se le trata.

 

Infinity Soft Firm 01 Scatter Depth Kit

Un boceto del concepto de oficina de Soft-Firm para la empresa de realidad virtual Scatter.

 

¿Regresaremos a la oficina en masa? ¿Existen límites a nuestra capacidad para trabajar en línea?

 

No podemos predecir el futuro, pero podemos ver que la OMS impone una carga excesiva al espacio doméstico, ya que, nuestros hogares cumplen una función doble e incluso triple, como espacio de trabajo, escuela y ocio. Además, las señales sutiles pero importantes se pierden, a través, de la comunicación virtual, y la naturaleza altamente coreografiada y programada de las llamadas virtuales dejando a la mayoría de nosotros deseando una conversación fortuita. Anhelamos conexión y acción. En medio de una turbulenta reestructuración de la esfera cultural, estamos volviendo al espacio público en busca de conexión, comunicación y activismo real. Pero uno se pregunta si la propuesta de diseño estéril de superficies sin costuras, máscaras y protectores contra estornudos, pueden mantenernos más seguros, réplica en lugar de resolver la distancia de la conexión virtual.

 

¿Entonces cómo construye el diseñador en este contexto, donde la virtualidad se ha convertido en el modo dominante de experiencia y la pandemia infunde una profunda sospecha de contacto y conexión?

 

La oficina de hoy es material y digital

 

El estudio de diseño Soft-Firm, rechaza la inevitabilidad de la virtualización total como el nuevo paradigma de colaboración y creación de espacios. Buscamos confrontar la discrepancia entre el mundo físico y el virtual, equilibrando nuestra dependencia de lo digital con las necesidades de nuestros cuerpos físicos en el espacio y nuestras necesidades como criaturas sociales. Recientemente, el estudio de diseño inmersivo ‘Scatter’, nos encargó visualizar el espacio físico en el que se produce y presenta la realidad virtual. Organizando la oficina a lo largo de una línea de montaje, establecimos tres zonas para las etapas de producción: El espacio de captura donde los cuerpos físicos se registran digitalmente, el taller donde se produce el espacio virtual y el “velo” en el que se presenta ese espacio virtual, a través, de sistemas de realidad virtual.

 

Infinity Soft Firm 03 Log in Plug in

  Infinite Office, un concepto de Soft-Firm, sugiere que trabajar de forma remota puede permitirnos conectarnos y reunirnos virtualmente en cualquier entorno, en interiores y exteriores.
 
 

La interacción perfecta entre el objeto físico y virtual en este proyecto presagia un futuro en el que el espacio virtual es intercambiable con el espacio real. ¿Podríamos ser todos avatares? ¿Todos tienen una oficina en la esquina, un traje de tres piezas, trabajando en cualquier momento y desde cualquier lugar? No tan rápido. Hay un límite físico en el que el cuerpo rechaza la tecnología en el "velo". Somos susceptibles a la enfermedad de la realidad virtual, que resulta de la disyunción entre el entorno digital que alimenta nuestros sentidos y nuestra base física real. Para contrarrestar esto la empresa Scatter, propone señales no visuales como detalles suaves y revestimientos de piso con textura, tratamientos de materiales que se vuelven progresivamente más suaves y flexibles a medida que el cuerpo experimenta el espacio de realidad virtual. Donde quiera que estos límites sean borrosos, anhelamos una arquitectura que amplifica nuestra conciencia apática.

 

La tecnología puede ser la metáfora operativa del proceso de diseño en sí, ejemplificada por la puesta en marcha de oficinas que despliegan rápidamente espacios listos para trabajar. En este modelo de negocio, la planificación del espacio se sustituye por una especie de lógica de software: los productos espaciales no son planos de planta o estructuras, sino más bien, un código multiplicable de unos y ceros. Las unidades de espacio más irreductibles son la estación de carga y la declaración de misión, que juntas forman entornos de oficina escalables y codificados por culturas en cualquier lugar. En un mundo post pandémico, esto incorporaría un cambio profundo en la forma en que consideramos el trabajo conjunto y el compartir. Aquí, el diseño es necesario cuando este enfoque entra en conflicto con las necesidades humanas del mundo real, como la privacidad acústica, el sentido del lugar y ahora, más que nunca, la seguridad y la protección.

 

Soft-Firm abordó este desafío para una puesta en marcha de trabajo conjunto mediante el diseño de prototipos modulares (cabinas de privacidad, sistemas de partición y escritorios) que eran lo suficientemente genéricos para cualquier espacio pero con la marca de cualquier empresa. Estos “parches de software físicos” eran plantillas para personalizar en el agresivo programa de expansión de la compañía, proporcionando funciones empaquetadas como privacidad o reuniones informales. Diseñamos una cabina de privacidad que podía anidarse radialmente o en una cuadrícula: Un cubo de  robusta apariencia en madera contrachapada, contrasta con un interior suave y envolvente, tapizado en algodón, para así, propiciar un ambiente más cálido. El contraste entre estas texturas son un formato más humanista para el trabajo y más confortable para el empleador.

 

A medida que migramos de una plataforma a otra, es tentador fantasear con que la oficina virtual dejará atrás la física. Y la idea de regresar a nuestros viejos escritorios de oficina después de la pandemia, si es que alguna vez lo hacemos, se siente como regresar a un friso arqueológico de nuestras antiguas vidas. Sin embargo, como diseñadores y como trabajadores se vuelve nostálgico recordar aquello que conocíamos como nuestro lugar de trabajo.

 
 
Infinity Soft Firm 06 Refuges

 El concepto de Soft-Firm para una puesta en marcha de trabajo conjunto explora cómo las cabinas de privacidad modulares y los sistemas de partición también pueden transportar a los empleados a otras realidades.

 

 

¿Hay alguna manera de crear un enfoque abierto y menos valioso para el diseño del lugar de trabajo?

 

En una exposición titulada "Fuera de la oficina" en el espacio creativo de A / D / O by Mini en Brooklyn (que recientemente sucumbió a la pandemia y cerró sus puertas de forma permanente), Soft-Firm reunió a su equipo en un espacio de trabajo conjunto: Dos viñetas imaginadas en el atrio público. Al hacerlo, preguntamos: ¿Cuáles son los nodos simbólicos de interacción de la oficina? ¿Cómo se ancla con significantes táctiles y concretos? En la conferencia de Water Cooler Talk, reinventamos el centro social como un tótem gigante para autónomos itinerantes, totalmente integrado con un canal Slack en funcionamiento, tomas de corriente y agua. (Podríamos agregar un dispensador de desinfectante de manos a eso ahora). Aquí, el reino físico se encuentra con el flujo digital. En Wellness Room 2050, las proyecciones sintéticas del escritorio de Windows de 1995 (con su característico timbre de “inicio” ralentizado en un 200 por ciento) y el fieltro acústico de pared a pared permitieron al trabajador desconectarse de la pastoral digital. En este caso, la familiaridad se encontró con el futurismo idealizado.

 

La oficina de hoy es un estado de ánimo

 

La relación entre tecnología, diseño y trabajo se basa no solo en nuestro acceso cada vez mayor a más y más nuevas herramientas y dispositivos. El cambio de paradigma de la última década hace que el diseño de oficinas tenga tanto que ver con el “software” (o programación) como con el “hardware” (la infraestructura física o arquitectónica en sí). Y ambos exigen rendimiento y flexibilidad.

 

 

Infinity Soft Firm 05 Knotel
 
 Modelo físico de una cabina de privacidad modular.

 

Cuando nuestra esfera de trabajo se asigna directamente a la esfera virtual, el trabajo no es lo que hacemos, sino cómo lo hacemos. La tecnología permite que los lugares de producción se distribuyan cada vez más, pero la importancia cultural del lugar de trabajo, la centralidad del trabajo en nuestras vidas para la comunidad y una rutina estructurada sigue siendo fuerte. Donde la oficina solía ser una potente sede de personas, marcas y objetivos de la empresa, las empresas se están dando cuenta de que pueden ahorrar un centavo alquilando un espacio para reuniones y happy hours, permitiendo que el entorno corporativo se difunda en los ámbitos público y privado. La oficina como la conocíamos ya no existe. Si sus componentes esenciales se reconsideran después de la pandemia, ¿La oficina del futuro parece un gremio, un jardín de infancia, un garaje? ¿Hacemos nuestro propio kit de oficina en casa?



El trabajo es un paradigma contra el que diseñar, pero también contra el que resistir. Después de la pandemia, vemos una oportunidad para que los diseñadores vuelvan a mapear el mundo físico de una manera radicalmente nueva, para repensar algunos de los bloques de construcción fundamentales del diseño, como la adyacencia, la conexión y el tacto. El diseño de las oficinas debe ser un vínculo de textura entre nuestras plataformas de mensajería y nuestros espacios físicos comunes. Todos buscamos una conectividad que sea más esencial que la conectividad de red, yendo más allá de los planos de planta y las hojas de tiempo para fomentar una relación simbiótica y consciente con el ámbito digital y entre nosotros.

 

Para conocer más sobre los proyectos de Soft-Firm visita su website oficial haciendo clic aquí.

 


Artículo publicado originalmente en la Revista Azure. Edición de Agosto 2020.

Texto en idioma inglés: Talitha Liu, Lexi Tsien

Traducción al español: Angie Quintero

Infinity lab

Somos la revista de arquitectura y diseño más cool del país y uno de los medios digitales de mayor crecimiento en latinoámerica.

Nuestro equipo editorial trabaja incansablemente indagando sobre el acontecer de la arquitectura y el diseño mundial, para así entregar contenido original, especifico y relevante a nuestros lectores.