La máquina musical de Keaton.

Infinity lab Escrito por 

Enigmática, difícil de encontrar y con tan solo doce unidades existentes, esta máquina de escribir de 14 teclas es un raro mecanismo de escritura musical inventado por Robert H. Keaton en 1963. Convirtiéndose hoy en día en objeto de deseo para músicos teóricos y coleccionistas de todo el mundo.

Hija de la sistematización y producto de la Keaton Music Typewriter Company, de San Francisco, fue lanzada al mercado una segunda patente de 33 teclas en 1953, para sorpresa de sus opositores y alegría de sus pro-tecnológicos usuarios.

“Esta máquina tenía un teclado redondo y debajo de este se encontraba una platina donde se ponía el papel con el pentagrama. Su sistema de impresión era el “downstrike”, es decir, los movimientos de los portatipos eran de arriba a abajo. Una de las ventajas de esta máquina era que se podían realizar diversas copias a la vez y esto facilitaba el trabajo a los profesores de música.”

Lastimosamente con el tiempo sus usuarios decrecieron, prefiriendo escribir su propia música a mano hasta convertir a la maquina musical de Keaton en piezas de museo avaluadas en mas de $6000 por unidad.

http://www.aquaporin4.com/etcetera/ETC.25.pdf

La máquina musical de Keaton.

Enigmática, difícil de encontrar y con tan solo doce unidades existentes, esta máquina de escribir de 14 teclas es un raro mecanismo de escritura musical inventado por Robert H. Keaton en 1963. Convirtiéndose hoy en día en objeto de deseo para músicos teóricos y coleccionistas de todo el mundo.

Hija de la sistematización y producto de la Keaton Music Typewriter Company, de San Francisco, fue lanzada al mercado una segunda patente de 33 teclas en 1953, para sorpresa de sus opositores y alegría de sus pro-tecnológicos usuarios.

“Esta máquina tenía un teclado redondo y debajo de este se encontraba una platina donde se ponía el papel con el pentagrama. Su sistema de impresión era el “downstrike”, es decir, los movimientos de los portatipos eran de arriba a abajo. Una de las ventajas de esta máquina era que se podían realizar diversas copias a la vez y esto facilitaba el trabajo a los profesores de música.”

Lastimosamente con el tiempo sus usuarios decrecieron, prefiriendo escribir su propia música a mano hasta convertir a la maquina musical de Keaton en piezas de museo avaluadas en mas de $6000 por unidad.

http://www.aquaporin4.com/etcetera/ETC.25.pdf

Galería de imágenes

Infinity lab

Somos la revista de arquitectura y diseño más cool del país y uno de los medios digitales de mayor crecimiento en latinoámerica.

Nuestro equipo editorial trabaja incansablemente indagando sobre el acontecer de la arquitectura y el diseño mundial, para así entregar contenido original, especifico y relevante a nuestros lectores.

Síguenos