Publicado en Arte

A Satoshi Takeishi le esperaba una historia mística que hasta el día de hoy no termina y que dentro de ella cuenta hasta con el mismísimo Diablo.

 

Síguenos