Powered by EverLive.net

Entrevista con Andrés Barrientos: 'el camino del actor, una mirada tras el lente a los personajes del abrazo de la serpiente'.

Escrito por 

 

A Andrés Barrientos lo conocí cuando fue mi profesor de dirección de actores en la Escuela Nacional de Cine. Un hombre alto, atlético, de pelo rizado largo hasta su mentón, con unas cejas pobladas y una mirada que te llena de confianza en ti mismo… a la cual me gustaría atribuirle algo del poder de las actuaciones que él ha colaborado a dirigir.

Todos los días después de los ejercicios de relajación y sentados en “la pose de descanso del actor”, Andrés nos contaba alguna anécdota sobre dirección y preparación actoral que había vivido en la última película que había trabajado, rodada en el Amazonas, junto con Ciro Guerra. En ese momento, para nosotros los estudiantes, que conocíamos el trabajo del director, apenas empezaban a avecinarse todas las noticias positivas y enseñanzas de las personas relacionadas con el rodaje del “Abrazo de la Serpiente”.

Ahora la película es el éxito internacional que estaba pre destinado a ser. Mi interés personal me llevó a llamar a Andrés, quien estaba saliendo de su casa a trabajar, y preguntarle  por su metodología y su postura frente a las impresiones de los actores profesionales sobre la participación de actores naturales en el cine nacional, sin saber que, días después, se estaría redactando y poniendo en la mesa, la ley del actor. Para los que no se han enterado, el proyecto de ley 163 de 2016 o Ley del Actor, busca garantizar sus derechos laborales, pero a costa de lo que los cineastas consideran normas “represivas”.

La propuesta consta de cuatro capítulos. El primero explica por qué la creación artística de los actores es un patrimonio cultural y cómo este aporte se les debe retribuir económicamente. El segundo habla de la diferencia entre actores naturales y profesionales: hace hincapié en dar prioridad a los segundos, incluye cuotas de participación en las producciones nacionales y también crea un comité que acredite quienes son profesionales. El tercero enuncia las condiciones de trabajo y las prestaciones sociales a las que deberían acceder. Y el cuarto, y último, se refiere a sus derechos pensionales y al sistema de seguridad social.

A continuación, las impresiones de Andrés en su proceso de trabajo en “El abrazo de la serpiente” y como la selección de talento se basa en una necesidad estética del director de la película.

JAN BIJVOET4

Fotografía Jan Bijvoet, actor principal del Abrazo de la serpiente.

IL: ¿Cómo fue el proceso de selección de actores, o “casting"?


AB: Aunque no estuve presente en el proceso de selección, yo en efecto le pregunté a Ciro por qué los había elegido a ellos particularmente, porque hay cosas que yo busco en un casting que al comienzo sentía que le faltaban varias cualidades y dije, ¿por qué? Ciro no pensaba que fueran a llegar a ese nivel de actuación cuando me contrató, él pensaba que lo que íbamos a poder sacar era lograr tenerlos jugando con lo físico inicialmente, él quería lograr que tuvieran presencia en cámara, él pensaba que lo que tenía que hacer era decirles qué hacer y qué decir frente a cámara y que lo dijeran como les saliera natural como en sus anteriores películas, sobretodo como en “Los Viajes del Viento” pero que pudieran buscar ciertas cosas para alcanzar cierto rango en las escenas más duras emocionales. Pero él se lo estaba jugando a lo físico. Ciro decía “yo le entregué a Barri para que los preparara para cámara y me los devolvió hechos Marlon Brando”

Lo primero que hizo fue averiguar qué indígenas tuvieran alguna experiencia frente a cámara, encontraron un documental que habían hecho donde sale el abuelo, “Karamakate Viejo”, Ciro vio la imagen del abuelo (Antonio Bolivar) y dijo WOW, este señor tiene una presencia! Listo lo quiero a él!  Y desde luego fue un trabajo acercarse; El abuelo, por supuesto no estaba interesado, luego le contaron de qué era la historia, sobre los últimos sobrevivientes de su tribu, de su gente y que querían enseñarle al hombre blanco básicamente, y esto lo tocó profundamente porque el abuelo es en efecto uno de los últimos sobrevivientes de los Okaina, en el mundo quedan 60 Okainas vivos, y él es uno de los mayores entonces entendía perfectamente.

Para “Manduca”, también buscaron indígenas con experiencia y encontraron que alguien había hecho un cortometraje unos cuatro años antes de escogerlo donde salía  Yauenkü Migue,  entonces tenía experiencia, o sea conoce la cámara, escucha cuando dicen acción y corte y sabe a qué se refieren. Y cuando Ciro lo conoció le gustó queeste era un tipo tremendamente noble, y la mayor parte del personaje, el grandísimo porcentaje de Manduca es muy  noble, pero también tiene cantidad de cosas de fuerza que nos tomaron unas cuantas semanas lograr sacárselo a Manduca en ensayos para que lograra llegar a la película a la escena de los árboles de caucho y esas.

Para “Karamakate Joven”, la idea inicial era trabajar con un actor profesional, Ciro necesitaba alguien que pudiera cargar el peso de la película y que tuviera conocimiento actoral, entonces llamó a un amigo de nosotros, un actor que se llama Nelson Camayo, un actor de ascendencia indígena,  en ese momento yo ni siquiera iba a hacer preparación y lo contrató a él. Ciro quería preparación actoral y Nelson estaba dispuesta a hacerla con los indígenas. Semanas después lo llamé a preguntarle cómo iba con Nelson y los viajes al Amazonas, y Ciro me dijo que no pudieron trabajar con él, y yo pregunté qué pasó  y me dice “te lo voy a poner en palabras sencillas, es más fácil volver a un indígena un actor, que a un actor un indígena” queriendo decir que él no había logrado encontrar como un sentido de verdad en el idioma, en los quehaceres indígenas, en el comportamiento físico. Yo creo que eso es lograble para un actor pero desde luego tomaría mucho más tiempo del que tenían en pre producción para hacerlo. Y entonces hicieron un casting por todas las comunidades indígenas buscando de nuevo la presencia física, pruebas de actuación creo que muy poquito, si acaso nada, les decían tipo “quítese la camisa para ver que tan fuerte es” y me cuentan que pusieron a Ciro a quitarse la camisa y apenas lo vieron dijeron “usted! usted es!”

ANTONIO BOLIVAR2

Antonio Bolivar uno de los actores revelación del film. 2015.

IL: ¿En qué consistían los ensayos? ¿Cuánto tiempo tomó el proceso de preparación actoral?


AB: En dos semanas Santiago Fernández empezó a hacerles una preparación inicial y a enseñarles de disciplina, de la mirada, de concentración, aprender a concentrarse no es fácil para una persona que nunca ha estado en ese proceso. Cuando llegué yo, duramos 3 semanas en preparación y al comienzo eran días cortos, empezamos como con ocho horas al día, una sesión de cuatro horas en la mañana y después cuatro horas en la tarde, lo fuimos después subiendo a diez horas, a doce horas, hubo días donde ensayábamos catorce horas al día y esto lo  hacíamos por seis días a la semana y la idea era llevarlos a un ritmo de trabajo fuerte para que en rodaje fueran entendiendo y aguantaran el ritmo. Después me enfoqué en dos cosas vitales que son las que trabajo con los actores profesionales, una más importante que otra, y es la técnica de trabajo frente a cámara, entonces pequeñas cosas como control de la mirada, por qué lado mirar y con qué ojo mirar dependiendo de donde esté el lente, cómo hacer si la cámara pasa por detrás o si cambia de eje, cómo reposicionar el cuerpo, como tener balance, cómo tener control del instrumento. Todas las mañanas empezábamos con meditación, les hacía ejercicios de comunicación que son vitales para entrar en la técnica y enseñarles lo segundo que es vivir ahí en el momento, a que cada vez que dijéramos acción, a que cada vez que hiciéramos una escena, estuvieran viviendo de ceros, viviendo una experiencia nueva que fuera divina, que no fuera solo tengo que decir un dialogo y ya. Entonces al principio me tocó amalgamarme mucho al lenguaje de ellos en el sentido en que tenían un español muy precario, era muy importante generar confianza rápido, y la confianza toma un tiempo y sobre todo con gente que puede estar o no cerrada sobre todo con alguien que no conocen y de una cultura completamente diferente, entonces una manera de hacer esto es abrir la energía, es hablar desde mi, contar desde mi, supongo que me conocieron a mi como era yo, con pequeñas cosas, como contar esa cosa que uno nunca contaría, es un ejercicio de intimidad muy basto. 

Entonces yo les hablaba en un lenguaje sencillo, lo más simple que pudiera, no les hablaba de objetivo o súper objetivo sino de ¿usted qué es lo que quiere? ¿Qué quiere el otro? Poquito a poco les iba explicando varios conceptos para traerlos a mi mundo, hacia el mundo de la actuación.  Hacíamos ejercicios de actuación, de comunicación, de decir una palabra que significa otra cosa, hacer acciones, jugábamos a eso, y después empezamos a decir palabras en el dialecto propio porque ninguno de los tres indígenas hablaba el dialecto del otro, no lo entienden. Es más, con todo y la película, y ves que por ejemplo todo lo que se dicen Manduca y Karamakate, para el espectador están conversando en la película, pero entre ellos no entienden ni una sola palabra del dialecto del otro, entonces el ejercicio que hicimos desde el comienzo era entender qué quería decir el otro, igual que el ejercicio de la palabra, entonces empezamos con cosas chiquiticas, luego fuimos a frases, luego los poníamos a que conversaran, que hicieran cosas completas complejísimas de su propio mundo alucinantes y trabajaban media hora o una hora y no entendían una palabra, pero empezaron a entender dónde estaba la energía del otro, a entender qué quería decir, qué estaba pensando, qué estaba diciendo. Ciro nunca quiso, y yo estuve de acuerdo, en trabajar directamente con el guión dándoles las escenas, ni que leyeran una sola palabra, yo les explicaba de qué iba la escena, en las preparaciones hacíamos ejercicios de improvisación de situaciones similares que pudieran evocar en ellos, emociones que nosotros creíamos a las que podían llegar estando en cámara.

NIIBIO TORRES

Nibio Torres - El abrazo de la Serpiente. 2015

Y de a poquitico fui incluyéndoles el diálogo, entonces por ejemplo empezamos poniéndoles una situación, una improvisación, “Usted que diría acá” les enseñé mucho a que aprendieran a soltar sus impulsos, para Manduca no fue fácil. 

También les hice unos ejercicios de imaginación para generar vida anterior. Karamakate en la primera escena de la película cuando está viendo el río y está mirando los peces, escucha algo en un árbol, un animal que le anuncia algo, después mira al rio y es cuando la cámara viene desde atrás, él se pega como tres veces en el pecho con la cerbatana y ahí llegan Manduca y Teo, y él le apunta y le dice primero “váyase”, se bajan y se le presentan y es cuando le coge el collar cohiuano a Teo y le dice en español “de dónde sacó” y el man le dice “qué cosa?” y él le dice “collar” y le dice “unos cohiuanos” y le dice “mentira” y se lo dice todo en español y te das cuenta de lo que le está sufriendo el tipo, de lo que está sufriendo Karamakate hasta que el otro le responde una palabra en coihuano y por eso lo suelta y se va. Para esa secuencia trabajamos de muchas maneras, primero hicimos una relación entre Teo y Manduca,  primero jugaron a como se conocieron, después jugaron a cuando llevaban un tiempo juntos, después jugaron a cuando todos se empezaban a enfermar, hasta que lo tuviera que cargar durante días para que le encontrara medicina, para que sintiera de verdad que era cargar el cuerpo de este hombre y para que lo pudiera cargar genuinamente y que cuando lo viéramos en pantalla supiéramos que lo venía cargando hace mucho tiempo, que sabía cargar un cuerpo, entonces por esa cantidad de ejercicios se les nota el cariño a ellos dos, eso por parte de ellos.

Por Karamakate digamos, me quedé pensando “por qué sufre él?” lo criaron los españoles, claramente sabe una frase de la biblia, por eso el cura ese español los deja entrar, porque él le habla esta frase y lo sorprende, entonces uno dice “ah! Este man tuvo esa crianza, ¿desde cuándo? Seguramente es una crianza desde niño, ok, entonces ¿eso qué significa? Lleva viviendo como loco solo en la selva hace años, ¿por qué? Ah! Lo que significa es que le mataron a toda su gente cuando era chiquitico, toda su gente es su familia, porque claramente uno cuando va conociendo y viviendo se da cuenta del valor de la familia para estas comunidades indígenas.

Entonces, con los ojos vendados, empezamos a recrear cuando él tenía ocho años,  está recorriendo el espacio y ya lleva treinta, cuarenta minutos de ser niño de ocho años y le pido que me describa a su familia, él ve una hermanita, un hermanito,  a su mamá, a su papá, todo es imaginario, yo ya sabía de su familia antes de hacer el ejercicio, pero entonces a su hermanito se lo imaginaba visualmente como a su hijito, él tenía varios niños. Y entonces vamos jugando a eso y yo le juego y le hago vos de niñito y le cojo el dedito, me vuelvo niño también, y en algún momento encuentra a su mamá, cuando lo hace, pongo un actor al lado, yo puse mi pelo largo para que él sintiera como un pelo largo al lado como si fuera de mujer y le puse el collar a este otro, y yo le guiaba las manos para que lo encontrara, esa era la mamá que lo consentía y ya él imagina que es su mamá, para esto ya llevábamos una hora jugando con los ojos cerrados, eso es poderosísimo, desde luego todos los demás actores y me incluyo, estábamos cuidando que no se hiciera daño ni que se golpeara con cosas, aunque es un espacio amplio. Cuando toca el collar, en ese momento se le vuelve importante, porque es de la mamá, y cuando estamos en eso, recreo que llegan los caucheros, entonces los demás actores llegamos con palos de escoba, gritando, pegándole a las paredes, gritando “aahhhh malditos indios, los vamos a matar ahhhhh” gritando como unos dementes e insultándolos y otros actores y otras personas que estaban ahí empiezan a gritar y a correr y a llorar, empezamos a tirar sillas y hacer ruido por todas partes y la reacción de este, él quiere pelear pero tiene ocho años, entonces yo le digo que se esconda, como la mamá, entonces él va y se esconde y durante no sé cuanto tiempo, unos ocho o diez minutos, lo hago que escuche el asesinato de su familia, es su gente , y claro él empieza a gritar y a llorar desde allí y alguien va y le dice no grites que te matan a ti también, entonces se queda callado y quiere ir y gritar y no lo puede hacer, se le habían dado esas pautas, entonces hago como si mato a la mamá, algún actor se tira al suelo, hace el cuerpo que cae, suena… cuando hacemos eso, el momento de la muerte de la madre, hacemos silencio, nos quedamos en silencio, quietos, y lo dejamos a él ahí, siete u ocho minutos más, lleva diez minutos solo, llorando hasta que se da cuenta que ya no hay nadie, que ya no están los caucheros, y sale e instintivamente busca los cuerpos, empieza a llamar a su hermanito, cuando hace eso yo me acosté para que encontrara mi cuerpo y me cargara, yo le dije “va a encontrar a su hermanito” me encontró y se puso a llorar y me cargó y me llevó a un sitio donde él lo llora un rato y yo le digo “busque a su mamá, su mamá está por acá”, y va y la busca y no la encuentra  y yo lo que he hecho con el collar, con el prop, el mismo prop que se pone en toda la película, claro el departamento de arte me lo prestó, lo dejo en el suelo, y él no encuentra el cuerpo de la mamá, solo el collar y en ese momento llora, y ese collar se le vuelve importantísimo porque ya es un collar con el que él tiene una relación personal, deja de ser solo un prop, entonces cuando lo ves en pantalla, todo lo que le está sucediendo en la cara, él está recordando, yo no trabajo con memoria emotiva, pero esta es una memoria falsa, de su imaginación que hace las veces de una memoria emotiva. 

Es poderoso, a los actores no les entregamos un prop porque si, sino que dejamos que tenga una relación personal, que el actor tenga una posición personal con su prop.

Cuando hicimos la escena y él coge el collar de Teo, él esta sintiendo “este es el collar de mi mamá” él no le está preguntando “usted dónde consiguió este collar de los cohiuanos”está preguntando en su texto “usted por qué tiene el collar de mi mamá? Usted es el asesino de mi mamá” y después de ese momento Teo le dice que es un regalo y el dice “mentira” porque está convencido y seguro de que es el mismo collar de la madre, y yo le pregunto “está seguro que es el collar de su mamá? Por qué lo está cogiendo así?” y él dice “porque es el collar de mi madre, él mató a mi mamá” y yo le digo “está seguro que es el collar de su mamá?” y él “este es uno de los hombres que mató a mi mamá” y yo “cómo sabe?” y él “porque tiene el collar de mi mamá”  y yo le digo “está seguro? Usted lo encontró! Cómo sabe que es el de su mamá? Cuántos dientes tiene el collar de su mamá?” y él mira el collar y los cuenta y dice seis y yo le digo “está seguro? No eran cinco? Eso pasó cuando usted tenía 8 años” y la duda que se le genera, ese momento de duda es poderosísimo porque es una reacción que él puede revivirla en cámara cuando coge el collar y le dice que es mentira, él vuelve y cuenta, no sé si alcanza a quedar en cuadro, pero él está de verdad cerciorándose de que sea el collar de la mamá  y no lo sabe, entonces lo suelta y duda y eso en pantalla, lo que está pensando el actor es gigante, sabemos que está viviendo algo, sabemos que está sufriendo, sabemos que está sintiendo. Esas eran muchas de las cosas que hacíamos en pre, y en rodaje a diario seguíamos con ellas

JAN BIJVOET2

Fotografía del elenco de actores del abrazo de la serpiente. 2015

IL: En tu forma de trabajar ¿hay alguna diferencia en la preparación de actores naturales y actores profesionales? O lo trabajas igual?

AB: Lo trabajo exactamente igual. La única cosa que es diferente como preparación inicial es explicarle una cantidad de conceptos que los actores preparados ya lo tienen. Como ellos ya lo han hecho durante años. Si toca preparar, si estamos trabajando con los dos al tiempo ellos también entienden que tienen que jugar, pero cuando estoy trabajando con solo profesionales, desde luego hago el 95% de cosas igualitas, las mismas, me tomo un tiempo, si hago un casting me tomo un tiempo con un actor, al comienzo los seres humanos, cuando van a actuar y me refiero a actores y no actores, tienen nervios, porque se están exponiendo.

BRIONNE DAVIS3

Fotografía de Brionne Davis en el abrazo de la serpiente. 2015.

IL : Cómo crees que afecta a los actores profesionales el hecho de que estén haciendo tantas películas con actores no profesionales? Cómo crees que es la reacción ante esto?

AB: He hablado con varios actores y consideran, comillas, como he escuchado a algunos “es una problemática a nivel nacional que se estén haciendo tantas películas con actores no profesionales” la percepción de parte de los actores, hablándolo con muchos y muchas es que sienten que los directores tienen miedo de trabajar con actores porque no saben dirigirlos. He hablado con muchos directores y sienten que trabajar con actores para el tipo de realidades que quieren crear en pantalla a veces genera muchos problemas porque cuando hacen castings se dan cuenta de que un actor muchas veces tiene muchos tics de televisión donde no están viviendo un momento y una realidad genuina sino que están demostrando, están expulsando un poco, están empujando los textos y que están queriendo demostrar y te das cuenta que es una actuación falsa, que no es verosímil. Muchos directores se cierran a trabajar con actores precisamente por ese hecho. Muchos otros si lo intentan.

Por ejemplo en el abrazo no era trabajar con no actores, es más el principal iba a ser un actor, después no le funcionó en el proceso porque se dio cuenta que no tenía el nivel de similitud que quería para el personaje, no porque no sepamos que Nelson es un actor de los mejores que tenemos en Colombia, sigo pensando que es un actor absolutamente alucinante.

A Cesar le pasó con “La Eterna Sombra” ahora que estuvimos en Francia lo escuché decir en una entrevista que su primer acercamiento fue con actores y que buscó actores y no lograban encontrar el nivel de realidad que él quería y que buscaba.

Esto pasa, hay directores que buscan que tengan ese type cast porque busca que logren comportarse como ellos mismos, cosa que no es nada fácil; una película que queramos una mujer que sea como una ama de casa que te das cuenta que ha vivido en una condición social baja y que tiene una vida, se le nota en la piel, en los manierismos y en el comportamiento, y no estoy diciendo que una actriz no pueda llegar a eso, pero si la historia que quiere contar ese director es sobre una mujer así, seguramente el camino es mucho más fácil en preparar una persona que no ha actuado a enseñarle trabajo en cámara y enseñarle trabajo de actuación, que buscar una actriz, aunque también se puede perfectamente.

Los actores están discutiendo mucho, están muy preocupados porque dicen “oiga no nos están dando chance de trabajar en películas y no estamos teniendo experiencia de trabajo en cine, precisamente por eso seguimos trabajando en televisión y teatro y no estamos conociendo qué quiere el director” eso es lo que están diciendo los actores, cosa que estoy en desacuerdo. Uno puede decir “dejen de quejarse” y suena facilista decirlo de esa manera pero creo que también me refiero es a que hay que prepararse, para poder jugar. Ahora muchos actores están hablando de lo preocupados que están por la cantidad de cine que se está haciendo con actores no profesionales, que si es cierto, pero también se está haciendo muchísimo cine con actores profesionales, y cuando les digo esto ellos responden con lo siguiente “si pero es que los proyectos más interesantes son los que se están haciendo con actores no profesionales”

Eso no es una problemática, si las películas más interesantes son con actores naturales, eso qué quiere decir del gremio? De los dos, del gremio de la dirección y del gremio de la actuación. Creo que es importante para una cinematografía nacional lo que está pasando, creo que le están demostrando al gremio de la actuación que hay maneras diferentes de hacer las cosas, y creo que si es importante poner la discusión sobre la mesa y proponerle a directores que se abran un poco más a esto. Por ejemplo, la mayoría de películas interesantes de actores no profesionales son de la misma productora que es de Diana Bustamante y Jorge y Papeto (Oscar Ruiz Navia), Burning Blue que ha producido muchas películas, como “El Vuelco del Cangrejo”, “Los hongos”, películas con actuaciones a veces mediocres o a veces con actuaciones poderosas y que tiene que ver con el director, pero ellos le están apuntando concienzudamente a eso, entonces no es un tema de una problemática general, hay productores que lo están haciendo, Jhonny Hendrix lo está haciendo para su próximo proyecto donde me pidió que le ayudara a preparar actores. Insisto, es un impacto más emocional porque cine con actores profesionales es la grandísima mayoría. Que se ha visto y que socialmente y a nivel global esté importándoles mucho a Europa y ahora un poco a Estados Unidos estar viendo un cine donde pasan otro tipo de cosas, es otra cosa.

También es una gran novedad películas con actores no profesionales, y creo que no es coincidencia es algo que está pasando importante,  los actores lo sienten como una problemática yo no creo que sea así, creo que puede ser incluyente. Hay que escuchar y tratar de entender a la gente. Siento que hay más crítica de parte de los actores al gremio de los directores por hacer este tipo de películas y no incluirlos que una mirada auto reflexiva. Y en efecto siento que también falta una mirada auto reflexiva de parte de algunos directores para pensar en poder engranarse con un actor profesional por la razón que sea en la medida que sea.

El abrazo de la serpiente trabaja con ambos tipos de actores, el vuelco del cangrejo tenía un actor. Insisto es un impacto emocional, no se dónde está el miedo pero ahí está, se considera una problemática, pero yo no lo entiendo así, si se que hay una falta de querer buscar actores en ciertos proyectos, pero desde luego ahí si cada director hace lo que quiera con su proyecto es una decisión artística.

Para este momento de la entrevista, Andrés finalmente llega a su lugar de trabajo, donde hace la preparación actoral de la próxima producción cinematográfica de Caracol.

Nos despedimos con la promesa de vernos pronto para seguir este tema tan extenso, al son de unas polas. Muy agradecida por su tiempo y atención, nos despedimos y colgamos el teléfono, él entró a trabajar como cualquier otro día con sus actores.

Si quieren conocer más sobre el proyecto de ley 163 (ley del actor) visita este enlace.

 

Actores ….. Personajes



Nilbio Torres             ...          Young Karamakate

Jan Bijvoet               ...          Theo

Antonio Bolivar         ...          Old Karamakate

Brionne Davis           ...          Evan

Yauenkü Migue         ...          Manduca

Nicolás Cancino        ...          Anizetto

Luigi Sciamanna       ...          Priest Gaspar 

Medios

Paula Rendón

Guionista y directora, de corta trayectoria pero definiendo su estilo en cada cortometraje que rueda, de historias intimistas y estilo minidrama...

Login