Lecciones de memoria histórica desde Alemania

Infinity lab Escrito por 

En Berlín se puede literalmente pisar una reliquia histórica. Los pisos de las calles tienen placas con nombres de judíos que murieron en el holocausto, los grafitis de los muros cuentan la historia de la dictadura comunista de la Alemania del Este y los archivos secretos de la policía de la extinta República Democrática Alemana –RDA– ya no son secretos, son documentos públicos de consulta.

Existe una cultura de la memoria. Y cada persona parece guardar un fragmento de pasado que cuenta, incluso quizás a regañadientes. ¿Pero desde dónde se escribió esa historia? ¿Qué lecciones puede aprender de esta Colombia, un país que apenas empieza a construir la propia?

Tom Koeings es parlamentario del partido Alemán Los Verdes, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria del Parlamento y además una víctima. Su papá fue un soldado nazi que desertó en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y fue asesinado por eso en el jardín de su casa.

Dice que la cultura de la memoria empezó tarde en Alemania. Tuvieron que pasar casi 50 años y fueron aquellos que nacieron después de la guerra quienes tuvieron el valor de contarla. "Hay debates sobre el olvido y el silencio, pero la memoria viene de las víctimas. Si no hay impulso de ellos, los demás prefieren silenciar".

Continúe leyendo en REVISTA VICE.

*Este artículo hace parte de¡Pacifista! Una plataforma para la generación de paz

Un proyecto deVICEenfocado en contenidos sobre la búsqueda del fin del conflicto armado y la construcción de paz en Colombia.

Sobre ¡Pacifista!

Vea todos las entradas de¡Pacifista! aquí

Participe en la conversación en sus redes con la etiqueta #PACIFISTA

Lecciones de memoria histórica desde Alemania Artículo por David González M. para VICE Colombia

En Berlín se puede literalmente pisar una reliquia histórica. Los pisos de las calles tienen placas con nombres de judíos que murieron en el holocausto, los grafitis de los muros cuentan la historia de la dictadura comunista de la Alemania del Este y los archivos secretos de la policía de la extinta República Democrática Alemana –RDA– ya no son secretos, son documentos públicos de consulta.

Existe una cultura de la memoria. Y cada persona parece guardar un fragmento de pasado que cuenta, incluso quizás a regañadientes. ¿Pero desde dónde se escribió esa historia? ¿Qué lecciones puede aprender de esta Colombia, un país que apenas empieza a construir la propia?

Tom Koeings es parlamentario del partido Alemán Los Verdes, expresidente de la Comisión de Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria del Parlamento y además una víctima. Su papá fue un soldado nazi que desertó en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial y fue asesinado por eso en el jardín de su casa.

Dice que la cultura de la memoria empezó tarde en Alemania. Tuvieron que pasar casi 50 años y fueron aquellos que nacieron después de la guerra quienes tuvieron el valor de contarla. "Hay debates sobre el olvido y el silencio, pero la memoria viene de las víctimas. Si no hay impulso de ellos, los demás prefieren silenciar".

Continúe leyendo en REVISTA VICE.

*Este artículo hace parte de¡Pacifista! Una plataforma para la generación de paz

Un proyecto deVICEenfocado en contenidos sobre la búsqueda del fin del conflicto armado y la construcción de paz en Colombia.

Sobre ¡Pacifista!

Vea todos las entradas de¡Pacifista! aquí

Participe en la conversación en sus redes con la etiqueta #PACIFISTA

Infinity lab

Somos la revista de arquitectura y diseño más cool del país y uno de los medios digitales de mayor crecimiento en latinoámerica.

Nuestro equipo editorial trabaja incansablemente indagando sobre el acontecer de la arquitectura y el diseño mundial, para así entregar contenido original, especifico y relevante a nuestros lectores.

Síguenos