Publicado en Arquitectura

El museo de arte moderno y contemporáneo más importante del mundo quiere expandir sus fronteras a América Latina.

 

Publicado en Proyectos
Cliente: Skirama Kronplatz/Plan de Corones
Arquitecto: Zaha Hadid Architects (ZHA)
Diseño (ZHA): Zaha Hadid, Patrik Schumacher
Arquitecto de Proyecto (ZHA): Cornelius Schlotthauer
ZHA Equipo de Diseño (ZHA): Cornelius Schlotthauer, Peter Irmscher
ZHA Equipo de Ejecución (ZHA): Peter Irmscher, Markus Planteu, Claudia Wulf
Ingeniería estructural: IPM
Ingeniero Mecánico y protección anti-incendios: Jud & Partner
Ingeniería Mecánica: Studio GM

La arquitecta ganadora del Pritzker Zaha Hadid entregó ayer uno de los museos más insólitos del mundo en honor al renombrado escalador Reinhold Messner en el monte Kronplatz.

El proyecto que se adentra en lo profundo del pico de la montaña tiene como rasgo distintivo la creación de una serie de galerías que sobrevuelan el valle a modo de mirador. ‘El Museo de la Montaña Corones’ es uno de los seis museos construidos en la cumbre de diferentes montañas del mundo por Messner – El primer escalador en coronar las 14 cumbres más importantes del planeta.

Ubicado a más de 2.250 metros sobre el nivel del mar, en el popular ‘Centro Kronplatz de Ski’ en Tyrol, Italia. El museo hace un recuento de la vida del montañista a través de fotografías, herramientas y otros objetos utilizados en su aventura por coronar la cumbre.

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 5

Fotografía de uno de los volumenes exteriores del proyecto.

La arquitecta iraní, quién ha estado en el centro de la polémica por su diseño para el estadio de Tokio en las Olimpiadas de 2020. Manifestó su interés por establecer una relación más estrecha entre el edificio y el paisaje, otorgándole al visitante del museo una comprensión holística de la montaña, su composición interna y su soberanía sobre el panorama del valle.

La edificación está conformada por tres volúmenes que sobresalen desde el interior de la montaña enmarcando el paisaje a través de sus grandes ventanales.

El proyecto realizado en fibra de concreto reforzado y  vidrio busca mimetizarse con los minerales y colores de la montaña, las líneas curvas y sinuosas al interior de los muros buscan suavizar la apariencia del concreto en orden de crear un ambiente agradable sin perder la sensación de permanecer al interior de una caverna.

Esta serie de museos en las montañas es uno de mis sueños de la niñez –comentó Messner en un comunicado de prensa.

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 1

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 3

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 6

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 7

Messner Mountain Museum Zaha Hadid Architects Corones infinitylab 4

 

Publicado en Arte

El museo como lo conocemos ha sido una institución que se encarga de adquirir, proteger y dar a conocer sus propias colecciones. Es un templo del conocimiento donde el espectador que entra espera vivir una experiencia mística frente a la obra. Este tipo de museología plantea un diálogo unilateral donde la pieza tiene un conocimiento inamovible frente a un espectador pasivo que se limita a aprehender el discurso del museo que visita.


Poco a poco han ido cambiando las relaciones entre el museo y el visitante. El mejor ejemplo ha sido la iglesia de San Clemente de Tahull. Esta iglesia contenía una de las pinturas murales más importantes del arte románico catalán: el Pantocrátor pintado en el ábside central de la iglesia.


A principios del siglo XX, obtener este Pantocrátor fue el propósito de varios coleccionistas extranjeros que amenazaban con la expoliación de obras del territorio catalán. Por esta razón, con el objetivo de custodiar el patrimonio, este mural fue trasladado en 1934 al Museo Nacional de arte de Cataluña.

Debido a la ausencia del Pantocrator original y a la degradación de la copia que lo reemplazaba, se decidió crear un mapping que reviviera la pintura mural en su totalidad. Tras largas investigaciones de cómo fue pintado el fresco se creó una animación que por pasos explica cómo se desarrolló el mural y su iconografía. Este proyecto audiovisual está hecho a escala y va acompañado de música que alude a la época.


Este proyecto no es solo una producción audiovisual muy bien hecha sino que también es una nueva alternativa para entender una obra de arte. Demuestra que la obra no necesariamente se debe percibir como un todo, finalizada y colgada en una pared a la cual no nos podemos acercar demasiado. Por el contrario, le da la posibilidad al espectador de hacer nuevas lecturas de la obra.



Por lo tanto, contrario a Walter Benjamin, considero que la “pérdida del aura” de la obra no siempre empobrece la experiencia del espectador. Todo lo contrario, como es mostrado anteriormente, la copia puede crear una experiencia aún más profunda y sublime que el objeto original. 

Síguenos